dimarts, 19 d’agost de 2014

CHICA FRÍA

Follow my blog with Bloglovin
Cuando el corazón se hiela, se congela, no tiene aliento. Cuando el corazón se seca. Puede ser que hay personas que no tienen derecho a amar ni ser amadas. Quizá hay almas que quedan castigadas a vagar sin rumbo, solitarias en un callejón sin salida.

Una hoja blanca, diario sin palabras, un libro sin historia. ¿Dónde está el límite? El límite lo encuentras cuando no te quedan fuerzas y te das cuenta que cuando una gota de agua te toca tu piel seca y solo quieres que también se seque. Te da miedo el cariño y te apartas de todo peligro que pueda ocasionar que tu corazón entre en calor.

La lluvia ya no tiene el mismo sentido que antes, tu aliento no mancha las ventanas, tus ojos dejan de brillar. Las noches pierden el sentido, el amanecer te da miedo, tus palabras ya no tiene receptor… Reprochas abrazos, besos, caricias de desconocidos e incluso de los amigos.  
Il·lustració: Sara Herranz

A nadie le importas, nadie te necesita. Solo quieres desaparecer. Eres un granito de arena. Una gota en el mar, una nube en el cielo, una hoja en otoño, un beso en un momento de calentura, un punto en un libro, un error en el sistema.


Simplemente eres hielo.

diumenge, 25 de maig de 2014

Vols la dansa del vestit?

Màgic. Poques estrelles es dibuixen a la nit. La lluna no es veu, està massa ocupada dansant amb la foscor. Enmig de la pista, la pluja m’abrasa com el temps abrasa el rellotge. Un pam, dos pams, tres pams de nas i la vida corre com un riu fins a la desembocadura. Les mans a l’aire imitant el moviment del mar, mil encenedors il·luminen la foscor. Comencen a sonar les primeres notes i un flaire d’esperança inunda el combat. Els meus ulls es comencen a dilatar lentament i com un mag faig que es pari el temps.


Les gotes d’aigua s’estavellen al meu rostre, respiro poc a poc la màgia que produeixen uns vells músics que toquen enmig de la plaça del poble. Com un nen petit desitjo deixar-me portar pel vent, no es tan fàcil però primer has de començar a somiar per a què els teus somnis es facin realitat. Sóc com una fulla, volo molt amunt fins a tocar el cel amb la punta dels meus dits.

El meu cor batega al son de la música. Desperto d’un profund somni. Cerco l’essència de l’amor, tan màgic, tan diví. Danso la dansa de la nit. S’està acabant la música. La tristesa s’entreveu als ulls dels músics. Acaba de començar un llarg viatge.



Nits amb Txarango.

dimarts, 22 d’abril de 2014

Sabanas revueltas








Me cuesta levantarme de la cama por las mañanas. Pero hoy es diferente. Mi nariz se abre poco a poco y sin querer tu olor se ha topado con mi olfato. Sin abrir los ojos, solo con mi última imagen, mis manos van recorriéndote suavemente tu espalda, asegurándome que aún estas ahí. No quiero despertarte. Su tez blanca brilla con el primer rayo de luz del sol. Me gusta enredar mis dedos con su pelo negro rizado, juego con ellos pero con cuidado para que no se despierte. Te giras sigilosamente hacia mi, tus ojos cerrados me recuerdan lo mucho que te quiero. Tu brazo, sin querer, se encuentra rozando mi espalda, parece que tu también te quieres asegurar de qué este a tu lado. Dibujas una sonrisa inconsciente en tu bonita cara, tu nariz chata se viste de unas preciosas pecas tímidas que solo aparecen cuando les toca el sol. Estamos desnudos, evocando una evidencia de lo que paso la noche anterior. Unas velas, comida italiana, aire fresco todo adornado con una tela de romanticismo. Unas risas, palabras sin sentido, caricias escondidas debajo de la mesa, unos besos sin pudor en medio de la calle deshabitada. Parecíamos dos tontos ingenuos, jóvenes sin preocupaciones, nos hacíamos reír, soñar que alguna vez llegaríamos a la vejez juntos. Cogimos la moto bajo los efectos del amor, el aire jugaba con mi pelo, mis manos te rodeaban tu vientre, dando una seguridad imaginaria. Subimos las escaleras sin querer, sin parar de besarnos y mirarnos. Queríamos celebrar aquella velada con nuestros juegos de besos, besos dulces, respirándonos sin echar en falta el aire del exterior. Te respondo con una carcajada de felicidad. Abres los ojos poco a poco. Me besas con cuidado y me llamas princesa. Me miras como si fuera tu primera vez, creo que haces fotografías mentales por si alguna vez no estuviese a tu lado.  Sonríes, otra vez. Saltas de la cama como si algo urgente te llamase. Coges un lápiz de la mesa y una hoja perdida de tus estanterías. Te sientas en tu vieja silla, levantas una ceja y escondes tu cara tras el papel, solo veo tus ojos negros observando cada detalle de mi cuerpo. Sin entenderlo, te pones a dibujarme. Nunca me lo dejaste ver. Pero por tu última epístola sé que aún está colgada en tu habitación.
Ahora tan solo son recuerdos que olvidar.


dilluns, 21 d’abril de 2014

A flor de piel

Abro la puerta y enciendo las luces. Un espejo se hace lugar entre la pared. Poco a poco me voy quitando cada una de las prendas que envuelven mi cuerpo, dejando ver mis imperfecciones y mis defectos que se van dibujando al azar en forma ovalada y un poco oscura. Se las debía de memorizar…ahora ya no se acordará. Una vez encendida el agua caliente, me confundo entre el vapor que habita en el pequeño cuarto. Mi mano se despliega para comprobar si la temperatura esta de mi agrado. Sí que lo está. Cojo el teléfono de la ducha con suavidad. Primero me mojo mis piernas, cada gota se mezcla con mi piel, me estremezco y se me eriza cada pelo de mi cuerpo. 

Cierro los ojos y confundo las caricias de un desconocido que va subiendo despacito las yemas de sus dedos recorriendo todas mis partes más escondidas, con el agua caliente de la ducha.
Hago puntitas para poner el teléfono en su sitio. Me coloco justo debajo de la cascada de agua. Las gotas me van vistiendo de agua. Vuelvo a cerrarlos. Me siento sola en medio de una inmensidad de gente que tiene a su pareja al lado, regalándoles palabras baratas de amor de telenovela, puede que sean mentiras pero son tan agridulces como el licor. Yo solo quiero ser la razón por la que alguien no duerma por las noches, quiero ser esa persona imprescindible, quiero ser la musa de un soneto de amor, de una declaración escrita entre una copa de whisky barato y un cigarro a medio consumir. Solo quiero ser la que le haga sonreír, la que le desnuda y pueda ver más allá de la piel, la que con tan solo con un roce de mi mano le haga vibrar, la que con tan solo un beso le haga estallar en mil pedazos. Quiero ser la que imaginas cada vez que cierras los ojos, quiero ser el objeto de tus dudas, enfados, sonrisas. Tan solo quiero ser la que uno se acuerda cuando pisa la misma calle que alguna vez nos cruzamos.


Abro los ojos. Mis lágrimas se confunden entre gotas. Las yemas de mis dedos se quedaron como pansas. Tengo frío. Me acerco al agua que me desnuda de mi piel. 

dimarts, 25 de març de 2014

Obediencia ciega

“No sé si aguantaré mucho tiempo más, ni si nadie podrá leer mi historia. Lo cierto es que he rescatado este triste papel de la papelera y he encontrado las restas de un lápiz entre las mesas de un bar.
He vivido durante años en un país donde la política no desempeñaba un papel importante, la gente paseaba por las calles como marionetas programadas y los niños jugaban con palos. Pero desde hace unos años todo eso ha cambiado. La gente se esconde dentro de sus casas y los niños ya no tienen palos entre sus manos, ahora tienen consolas, ordenadores, tabletas, móviles etc. Ya nadie ríe ni llora, ya nadie se comunica oralmente, nadie tiene coraje de transmitir sus ideas. Todo el mundo calla, oye y ve. Aunque, como siempre, hay personas que se salen de la norma pero tales personajes son engañados y manipulados con distracciones baratas, como partidos de futbol, campañas de políticos que se apropian de las ideologías de la gente, aplicaciones para el móvil, canciones con letras sin sentido etc. Si con esto no es suficiente los jóvenes se interesan más por tener el último modelo d’iphone, por ir de compras tras las últimas modas que han impuesto unos señores, por modelar su cuerpo siguiendo un modelo impuesto por la sociedad…Les interesa más saber la vida de personajes vergonzosos, que no tienen estudios ni un coeficiente intelectual aceptable, que informarse sobre lo que está pasando a su alrededor. Viven sumisos a una sociedad corrupta, mientras ellos cumplen  a rajatabla las normas, los políticos juegan a recortar su futuro, su educación, su sanidad… Nadie es capaz de levantarse, salir a luchar, decir “BASTA, YA ESTOY HARTO”. Son como niños, mientras les des lo que quieren no dicen nada, solo hay que mantenerlos contentos pero cuidado, hay que darles lo que piden si tales exigencias no les hagan reflexionar sobre la sociedad.
Ayer mientras iba caminando hacía la universidad, vi pasar a un conjunto de señores con traje que miraban con desprecio las consecuencias de su trabajo, los pobres que habitaban en los cajeros, los que mendigaban, los que perdían su orgullo cuando buscaban entre los contenedores un trozo de comida para hacer callar su estomago hambriento. No pude contener mi rabia i me fui corriendo a un piso que tenía una organización clandestina. Me inscribí, solo quería luchar, reivindicar nuestros derechos, salir a la calle…
Pasó una hora, dos… y de repente se escucho un golpe, era la policía. Sin poder hacer nada nos ataron y nos amenazaron de muerte si de nuestras bocas saliera una palabra. Obedecimos.
Nos llevaron a un sitio frío y espeluznante. Lo primero que hicieron fue raparnos las cabezas, después con extrema violencia nos quitaron la ropa y nos hicieron poner unos monos anaranjados. Desconcertados, nos llevaron cada uno a una celda.
No me daban de comer, solo me interrogaban repetidas veces hasta que llegó un día que vaciaron mi cabeza, me quitaron mis ideas y sin darme cuenta me impusieron las suyas. Como un niño que se ha comportado mal, después de recibir mi castigo por desobedecer, me dejaron a la calle, justo delante de mi antiguo piso. No me atrevo a hablar. Solo espero que el tiempo me consume y me convierta en polvo, porque será entonces cuando sea libre.” 

dijous, 27 de febrer de 2014

Llegeix-me, si t'atreveixes...

Les 10.45h. “Un cafè amb llet” li dic a la cambrera. Pensant amb l'estomac, torno a cridar a aquella simpàtica dona. “Un croissant de xocolata” i amb això acabo de demanar la meva consumició. Ja saps que a mi les coses dolcetes m’agraden molt.

Les 10:50h. La cambrera em porta el meu cafè amb llet i el croissant de xocolata a la tauleta de la terrassa, on estava jo. L’espera d’una resposta que sé que no arribarà se’m fa eterna.

Les 11:00h. El cafè de les 11 li diré el meu nou amor. M’acosto a la tasseta per donar-hi un glop, l’amargor d’aquesta beguda se’m fa familiar. Els meus dits dansen monòtonament damunt la taula, fent sonar un sorollet que fa posar nerviós al més pacient.  T’espero. Consumint-me els nervis, em caragolo una cigarreta amb poca traça.

Les 11:10h. Per fi arribes. Et veig arribar amb el teu pal que et guia allí on vols anar. Avui t’has canviat les ulleres de sol, que tapen la teva mancança d’una forma descarada, però m’agrada com et queden, et donen un to misteriós i interessant. T’asseus i em dius que et demani el mateix que jo.

Les 11:15h. La cambrera torna amb la teva consumició. T’acostes silenciosament a la meva orella i em dius molt fluixet que et llegeixi l’últim que he escrit.

Les 11:17h. Obro la meva llibreta rosa fosc on guardo tots els meus secrets més íntims. Començo a llegir poc a poc, xiuxiuejant-te a cau d’orella cada mot.
 “Les teves mans femenines es despleguen a la meva espatlla, els teus dits es passegen per ella recorren cada un dels llocs més amagats, no s’aturen. Sense pressa van baixant, volen descobrir totes les meves pigues, les meves imperfeccions, volen saber quines zones són les més rugoses, quines les més llises, quines són les que em provoquen que els meus pèls s’aixequin. No estàs prou satisfet i acompanyes els teus dits amb els teus petons més dolços. Em desfaig. Escolto com el teu ritme cardíac s’accelera cada cop més. Tanques els ulls i et deixes emportar per la teva imaginació. Amb suavitat em toques els cabells, em desfàs la cua que tant et molesta. Et pares als meus llavis i mirant-nos fixament, em menteixes un altre cop, i em dius “T’estimo, Giulietta”.

11:30h. Aixeco la vista i et veig mirant a l’horitzó. Faig un altre glop al cafè. M’encenc la cigarreta, mal caragolada. Trec fum.
“ Em negava a estimar-te. Em negava a enamorar-me d’un somni que sé que mai es farà realitat. Però al final has enderrocat el mur que havia construït al meu cor. M’has guanyat.”

11:33h. M’eixugo una llàgrima que es deixava veure als meus ulls.
“ Ara et veig, t’observo des d’alluny, amb ràbia per no haver lluitat per tu, amb admiració per haver-ho aconseguit, amb decepció per haver-me rendit. Mai vam saber el que vam ser tu i jo. Encenc la radio i un cop més sona aquella cançó dels Catarres “Jo vull estar amb tu..”. Encara espero aquella resposta a totes les meves preguntes, als meus dubtes... tot i que dins meu sé que mai la rebré, l’esperança és l’últim que és perd. Irònicament et demano que oblidis qui no vaig ser, enamora’t, oblida’t de qui va jugar amb tu, juga a estimar, oblida qui et donava molts molts petons dolços, però no en tornis a donar, oblida’t amb qui et vas perdre per una ciutat, juga a perdre’t amb una noia bonica, oblida’t amb qui deixaves escapar les hores, gasta els teus minuts amb qui no et faci pensar amb el temps que et queda, oblida’t de totes les imatges que tens quan et despertaves al meu costa, viu cada segon de la teva parella. Oblida’m que mentre hi hagi algú que ho recordi ja n’és més que suficient.”

11:45h. Torno a encendre la meva cigarreta. Et miro i veig com tens la pell de gallina, t’acaricio.
“ Gràcies, ha sigut un plaer ser l’objecte de la teva mentida. T’estimo. Estic enamorada de tu. Però tranquil, el temps ja s’encarregarà de fer realitat la meva por, et convertiràs amb fum i inevitablement el vent te s’emportarà. L’últim beset dolcet.”

12:00h. No ets capaç d’obrir la boca, no tens paraules. Jo no tinc ganes de quedar-me on estic. Sense fer soroll, deixo diners i una bona propina. Agafo les meves coses, et beso als llavis. Surto corrents.


12:01h. Passa un cotxe sense mira. La Giulietta cau a terra inconscient. Ara ja ningú se’n recordarà. S’ha acabat.

dijous, 13 de febrer de 2014

Es ven amor.

Obro la porta i veig que el llit m’espera. M’enterro entremig de centenars de mantes que m’esperen per donar-me calor. Configuro l’alarma al rellotge digital que habita silenciosament a la meva tauleta de nit. 7:15. Demà m’espera un llarg dia. Examen de Castellà a última hora i penso “ Qui ha sigut el llest que ha pensat de fer un examen a les 13:45?”, no em capfico més i me’n vaig a dormir.

Apago el despertador. El seu so es posa dins del meu cap com un martell, no ho suporto. Em vesteixo amb poques ganes i emprenc amb un somriure irònic el nou dia. Surto de casa i veig que algo ha canviat, però no hi poso gaire atenció. Espero al meu xicot amb els braços oberts, com cada matí, per donar-me una fort abrasada, però no. Avui deu ser un dia diferent perquè veig que entre les seves mans guarda un present. Amb un gran somriure me l’entrega. Sorpresa, li agraeixo amb un petó dolcet com a ell li agraden. No entenia res. Passa el matí. He acabat de fer l’examen, que malament que m’ha anat. Torno a casa i només veig les botigues amb decorats florits i plens de cors. Ofertes per a qui i per allà. Nois amb rams de flors a les mans. M’he perdut quelcom? 

Després d’un llarg dia arribo a casa desconcertada. Obro l'ordinador, com de costum, l’avorrida monotonia suposo. Em pensava que eren més deures del  professor de literatura catalana, però no. Era un correu del meu xicot. L’obro.

“Júlia això no té sentit. Avui t’he portat un regal i només rebo un simple petonet dolcet. Jo t’estimo, m’enamoren els teus somriures sense sentit, els teus petonets dolços em fan tornar boig, m’encanta quan deixes anar paraules romàntiques però incoherents pel moment, m’agrada quan cantes cançons dels Catarres, la il·lusió que hi poses cada dia per sorprendrem, per trenca la monotonia que tu tan odies. Però avui he despertat d’aquest utòpic somni. No m’estimes i m’estàs fent mal poc a poc. Entre llàgrimes t’escric que això no pot seguir així. Ho sento, però no puc estar amb tu. Adéu, petita.”


Els meus ulls oberts com taronges llegeixen aquestes dures paraules mentre que el meu cap s’està tornant boig. No estic entenent res. Entro al facebook i veig que avui és Sant Valentí. 

dimecres, 15 de gener de 2014

CIEGO, SORDO, MUDO

Estoy loca. Lo sé. Impacta mucho leer estas palabras si lees que el que las escribe acepta la condición de perder la cordura.
Sonrío al ver mi obra maestra, admiro con qué fuerza he sido capaz de plasmar mi idea, anhelo que se haga realidad y ahora me dan ganas de destruirla porqué no quiero que otro ser humano la pueda contemplar con sus ojos, que no son dignos de verla ya que no sabrían apreciarla, no la entenderían, dirían que no es arte, que tan solo es...
El mundo no está preparado para esto, no está preparado para abrir los ojos, para deshacerse de la capa de ingenuidad en la que vive, no puede ni tan solo anhelarlo porque dudo que sepa lo que es.
Las espinas lo envuelven dejando así que fluya, los pétalos le sirven de envoltorio para camuflar a los ojos de sus habitantes una cruel realidad. Para sobrevivir les dan agua con un cuentagotas y para respirar, pequeñas dosis de aire que tienen que pagar a un alto precio.




EL MUNDO NO ESTÁ PREPARADO PARA LA LIBERTAD.